La viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, junto al ministro de Educación, Carlos Canjura; el secretario de Cultura de la Presidencia, Ramón Rivas; y la directora general de Correos de El Salvador, Elsa Margarita Quintanar, presidieron este día la presentación de los sellos postales y el libro alusivo al centenario de la promulgación del Decreto Legislativo sobre el nombre oficial de la República de El Salvador.

Durante el evento, la viceministra Magarín indicó que “nuestro gobierno pretende resaltar la importancia que reviste nuestra historia, el registro y la promoción de la misma en diferentes ámbitos de la vida nacional. Estamos convencidos que solo construyendo sobre la base del conocimiento de nuestras acciones pasadas podemos crear los puentes que nos lleven a un mejor futuro".

La funcionaria además señaló que esta efeméride "significa la concreción del nombre que ahora nos une como país, un nombre que nos identifica y nos cohesiona como un pueblo establecido aún más allá de las fronteras patrias”.

Asimismo, agregó que “el nombre de nuestro querido país nos une como una nación reconocida por su laboriosidad, respeto y promotora de los derechos humanos, el diálogo, la democracia y la paz”.

Finalmente, agradeció a los equipos involucrados con la creación de estos materiales, como el del Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial, Correos de El Salvador y la Secretaría de Cultura de la Presidencia, y les exhortó a seguir adelante con su compromiso por la preservación de la memoria histórica de la República de El Salvador.

El presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró hoy que el país logró un monto histórico de cooperación financiera no reembolsable por más de mil millones de dólares durante su primer año de gobierno, producto de la política exterior “abierta al mundo” impulsada por su administración.

“Hace un año prometimos al pueblo salvadoreño impulsar una política exterior abierta al mundo, sin ataduras ideológicas, que responda a las prioridades del país y que también garantice los derechos de nuestros hermanos en el exterior”, dijo el mandatario al rendir el informe de su primer año de gestión ante las diputadas y diputados de la  Asamblea Legislativa.

El gobernante se refirió además a la crisis humanitaria de niñas y niños migrantes no acompañados registrada a principios de su mandato, la cual llevó a El Salvador, Honduras y Guatemala a unir esfuerzos para crear el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.

“Actualmente esperamos la cooperación de mil millones de dólares solicitados por el presidente Barack Obama al Congreso de su país para la implementación del Plan”, informó el mandatario.

Asimismo, manifestó que con la  presidencia pro témpore del SICA, que pronto asumirá El Salvador, se obtendrá “una gran oportunidad para dinamizar temas como la seguridad democrática, la integración social y económica y la lucha contra la desigualdad”.

El mandatario resaltó como otra iniciativa para promover su política exterior los esfuerzos realizados para convertir al Golfo de Fonseca en una zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad. 

Como respaldo a los salvadoreños en el exterior, el jefe de Estado destacó que se han brindado más de 674 mil servicios consulares y asistencia a más de 33 mil compatriotas en sus procesos de reinscripción al TPS.

“Si en un año logramos estos importantes avances, estoy seguro de que al finalizar el quinquenio tendremos un país mejor”, dijo el gobernante.

El presidente Salvador Sánchez Cerén rindió hoy el balance del primer año de gestión, marcado por el optimismo y la confianza en el presente y futuro de El Salvador, sustentados en los progresos de la economía y la profundización de los programas sociales.

“Estamos avanzando por el camino correcto, construyendo un país en el que todos participamos, acordando soluciones a partir de la diversidad y riqueza de pensamientos, teniendo al centro de nuestro trabajo el bienestar de las familias salvadoreñas y la unidad nacional”, expresó el estadista.

En su mensaje a la nación ante la Asamblea Legislativa, el presidente afirmó que “trabajamos para responder a los desafíos y demandas más sentidas de la población: la seguridad, el desarrollo social y económico”.

Agregó que el gobierno desarrolla su gestión “teniendo presente ese amor por la justicia social que nos legó nuestro pastor, mártir y beato, Monseñor Romero. Él y su mensaje son luz en este camino hacia un mejor El Salvador”.

El presidente informó que al cierre de 2014 la economía creció 2%, superando los niveles de los años anteriores, mientras se prevé que ese indicador se eleve a 2.5% este año, en concordancia con las evaluaciones del Fondo Monetario Internacional.

El gobernante recordó que este crecimiento favorece la recuperación de empleos y la mejora del salario real.

A ello se suman la baja en la inflación, la reducción en 32% de las tarifas de la energía eléctrica y el aumento de las remesas, favoreciendo la economía familiar, apuntó.

Señaló que la política exterior abierta al mundo permitió alcanzar un monto histórico de cooperación financiera no reembolsable por más de  mil millones de dólares.

Resaltó que la pobreza fue reducida del 24,9% en 2009 a 20% en 2014, mientras la pobreza extrema bajó de 10.5% a 6.2% en ese mismo período.

El estadista expresó que “gracias a las políticas sociales, El Salvador se ubica como el segundo país con menor desigualdad en América Latina”.

Este logro ha sido reconocido por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, subrayó.

Al solidarizarse con las víctimas de la delincuencia y sus familias, el jefe de Gobierno reafirmó la determinación de actuar con firmeza para erradicar este mal.

“Es tiempo de sentar bases sólidas y duraderas para una sociedad en paz y armonía. Con la voluntad de todo un país, tengo la plena confianza en que lo lograremos”, afirmó.

Ratificó también que continuará con un gobierno de concertación y de diálogo con todas las fuerzas políticas, económicas y sociales de nuestro país y también con los demás órganos del Estado. 

“Trabajemos sin egoísmos partidarios o personales, por un El Salvador próspero, seguro y educado”, exhortó el presidente al concluir su mensaje a la nación.

El embajador de El Salvador en Alemania, José Atilio Benítez, recibió recientemente la visita del empresario checo Pavel Berg, residente de la ciudad de Berno en la República Checa.

El encuentro tuvo como propósito la coordinación de actividades de promoción comercial y de turismo de El Salvador en la nación checa, con miras a fomentar el intercambio económico bilateral y las oportunidades de inversión en el país.

De acuerdo con el empresario, en la República Checa existe el interés de aumentar la adquisición de productos frescos, semiprocesados, bioproductos, café y tés  provenientes de El Salvador.  

El Salvador participó  por onceava ocasión en el Carnaval de las Culturas en Berlín, edición número 20, representado por la agrupación "Feuerblume Izalco" (Flor de Fuego Izalco), celebrado recientemente en el barrio de Kreuzberg al centro de la metrópoli berlinesa.

Sombreros coloridos y vestimentas tradicionales de El Salvador adornaron las calles de la capital alemana, en donde la concurrencia apreció la carroza alegórica a los volcanes y flora nacionales, decorada por la compatriota Cecilia Dadek.

La participación de los connacionales contó con la colaboración de la Embajada de El Salvador en Alemania, la cual promovió su intervención en el desfile, con miras a que en otras regiones del mundo se conozca la identidad cuscatleca.

 

La representación diplomática de El Salvador en Alemania se unió a la celebración de la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, junto a la comunidad salvadoreña y latinoamericana residente en la nación germana, con una misa oficiada en la iglesia St Nikolaus, en dicho país.

El acto religioso fue organizado con la comunidad Católica de Lengua Española en Berlín, en el cual  se contó con el acompañamiento de miembros del cuerpo diplomático acreditados en Alemania. 

En nombre del gobierno salvadoreño, el embajador José Atilio Benítez expresó el recogocijo del pueblo de Romero por su proclamación como beato de la Iglesia Cartólica.

La ceremonia de beatificación de Monseñor Romero se celebró  el sábado 23 de mayo en la Plaza Salvador del Mundo, en la capital salvadoreña, ante la presencia de miles de devotos.

Las embajadas y consulados de El Salvador en el mundo realizaron diversas actividades con los compatriotas para unirse a la celebración de la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez. 

Muchos de los connacionales llegaron a las sedes diplomáticas y consulares para ver la transmisión en vivo de la misa de beatificación de Monseñor Romero. 

Los consulados en Washington D.C, San Francisco, California; Las Vegas, Nevada; Elizabeth, New Jersey; Houston y Dallas, en Texas; Chicago, Illinois; Atlanta, Georgia;  y Long Island, New York, en los Estados Unidos de América desarrollaron otras actividades a manera de homenaje al beato salvadoreño.

También, se sumaron los consulados en México D.F., Comitan de Domínguez, Chiapas; y Monterrey, Nuevo León, en los Estados Unidos Mexicanos.

Asimismo, se unieron a esta fiesta de la Iglesia Católica y del pueblo salvadoreño, las embajadas del país acreditadas en Belice, Canadá, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Panamá, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Suecia,  y Venezuela.

De igual manera, lo hicieron los consulados en Montreal, Canadá; en Milán, Italia y Barcelona, España.

Las salvadoreñas y salvadoreños en el exterior participaron activamente y con júbilo en esta solemnidad, a través de la transmisión de la ceremonia religiosa, así como en actos culturales, encuentros comunitarios, eucaristías, colocación de ofrendas florales, bendición de imágenes y esculturas, develación de pinturas, entrega de recuerdos y exposición de afiches, entre otras iniciativas.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, participó hoy con mucho gozo en la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, ceremonia religiosa a la que asistieron miles y miles de personas junto a delegaciones de todos los continentes y los mandatarios de Ecuador, Panamá y Honduras, así como representantes de los gobiernos de Cuba, Venezuela, Costa Rica, Guatemala y Belice.

El gobernante llegó al templete instalado por la iglesia Católica frente al monumento al Divino Salvador del Mundo, patrono de El Salvador, para participar de la eucaristía en la que el cardenal Angelo Amato leyó en latín la carta en la que el papa Francisco informa sobre la proclamación como beato de Monseñor Romero, cuyo día de celebración será cada 24 de marzo.

La plaza del monumento al Divino Salvador del Mundo, en la capital salvadoreña, es hoy el epicentro de un acto que marca la historia del país: la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero, el arzobispo mártir salvadoreño asesinado por predicar el amor al prójimo y denunciar la injusticia social.

La convocatoria ha sido masiva desde tempranas horas del día. La plaza y sus alrededores lucen abarrotados de gente proveniente de todos los rincones de El Salvador y de otros países, católicos y no católicos, en una escena que se repite a lo largo de 57 cuadras en la capital.

“Hay mucha gente, estamos apretados pero bendecidos, porque ha venido gente de otros países, de nuestros hermanos centroamericanos”, dijo María Rivas, salvadoreña residente en Los Ángeles, Estados Unidos, de visita en el país para presenciar en primera fila la beatificación de monseñor Romero.

El presidente Salvador Sánchez Cerén exaltó el gigantesco legado del arzobispo mártir salvadoreño, Óscar Arnulfo Romero, quien hoy es proclamado beato de la iglesia Católica en una eucaristía que reúne a miles de miles de personas en la histórica plaza capitalina del Divino Salvador del Mundo, patrono del país.

El mandatario calificó el ejemplo de vida y obra de monseñor Romero como una invitación a cambiar el paradigma de una sociedad históricamente marcada por la injusticia y desigualdad.