El café salvadoreño de especialidades ha logrado conquistar sobremanera en los últimos tres años el exigente mercado alemán, convirtiéndose Alemania en el importador más importante de nuestro café en el continente europeo.

En ese contexto, recientemente arribó al puerto marítimo de Hamburgo, en el norte de Alemania, un cargamento de más de 20 toneladas de café orgánico en oro, 100% salvadoreño, proveniente de la Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria Santa Adelaida, en la zona central de El Salvador.

El producto, luego del proceso de tostado, será comercializado en el mercado alemán por la empresa "El Rojito, café de comercio justo".

La embajadora de El Salvador en Alemania, Anita Cristina Escher Echeverría, visitó la ciudad portuaria de Hamburgo, acompañada por Susanne Voss, gerente de ventas de "El Rojito". para observar la llegada del cargamento.

"Alemania ha sido uno de los compradores más importantes de café salvadoreño en las últimas décadas. A nivel europeo es el principal comprador de nuestro café”, expresó la embajadora Escher.

La Cooperativa Santa Adelaida está ubicada sobre la cordillera del Bálsamo, en el Cantón el Matazano, jurisdicción de Comasagua, departamento de La Libertad, a una altura mil 200 metros sobre el nivel del mar. Esa ubicación proporciona las condiciones climáticas óptimas para producir un café orgánico con el aroma y el sabor apetecidos en los mercados de Europa, Estados Unidos y Japón.

 

"El Rojito" fue constituido en 1987 bajo el modelo de comercio justo (siguiendo los principios de importación directa de los productores sin intermediarios) y es una de las ocho empresas asociadas a MITKA (por sus siglas en alemán), que es uno de los mayores importadores de café orgánico en Alemania.

 

Se estima que el próximo mes de mayo llegarán dos contenedores más para complementar el pedido de importación de MITKA, que realiza las importaciones directas con El Salvador.

 

Como seguimiento a la buena relación con los productores de café de El Salvador que exportan al mercado alemán, los socios comerciales en Alemania organizan año con año un viaje para visitar directamente las cooperativas. El último viaje se realizó en la última semana de diciembre de 2012 a El Salvador.

El Viceministro para Salvadoreños en el Exterior, Juan José García, entregó esta mañana la Medalla al Mérito Diplomático “Dr. José Gustavo Guerrero” en la categoría Oro, al cónsul general honorario doctor Karlheinz Wolfgang, de nacionalidad alemana, quien desde hace 20 años funge como Cónsul honorario de El Salvador en Dusseldorf y que cuenta, además, con una trayectoria de 25 años de trabajo en el campo social a favor de nuestra nación.

La obra del cónsul Wolfgang, quien además es presidente de la Fundación Karlheinz- Wolfgang para la Educación y la Salud, se remonta al año de 1987. En esa época creó la Asociación Internacional para Proyectos de Desarrollo – VIPE, institución dedicada a proyectos educativos y de salud. Desde entonces, ha sido un pilar fundamental para numerosos proyectos, los cuales han beneficiado a más de un cuarto de millón de salvadoreños, quienes han tenido la oportunidad de desarrollarse en las aulas escolares y han encontrado salud gracias a las buenas gestiones del nuestro cónsul.

También ha realizado grandes aportes a la comunidad salesiana y sus distintos proyectos educativos establecidos en el país, tal como la Universidad Don Bosco y Ciudadela Don Bosco, así como a otras órdenes religiosas, escuelas públicas, fundaciones educativas y promotoras del desarrollo, Ministerio de Salud, Ministerio de Educación, Alcadía de Suchitoto, Fondo de Inversión Social, entre otras.

“Su espíritu de servicio y virtudes excepcionales son motivo para que juntos, quienes le conocemos y apreciamos, le ofrezcamos este merecido homenaje que simboliza el agradecimiento del pueblo y gobierno salvadoreño”, dijo el viceministro García en el discurso de condecoración.

El cónsul Karlheinz Wolfgan también ha apoyado proyectos como la construcción del Laboratorio Clínico y Banco de Sangre Alemán-Salvadoreño del Hospital Rosales, 45 clínicas de salud en comunidades rurales, el Centro de Salud en San Julián, Centro de Salud del Archipiélago de Jiquilisco, plantas de acopio y potabilización de aguas lluvias y la dotación de prótesis en zonas rurales en El Salvador, entre otros.

“Estoy muy agradecido con este reconocimiento, y quisiera poder partir este premio en muchos pedazos para compartirlo con todas las personas  me han apoyado, acá y en Alemania, con tantos proyectos que espero continuar”, dijo el señor Wolfgan durante la condecoración.

Sobre su faceta como diplomático, se destaca su entrega y total apoyo a la política exterior salvadoreña, especialmente con la gestión de proyectos y por promocionar a El Salvador a escala internacional. En 2005 la Asamblea Legislativa lo nombró, Hijo Meritísimo de El Salvador.

Página 16 de 16